Consagradas a Dios para la misión.
 
Miramos el pasado con gratitud...
 
El presente con Pasión...
 
Y el futuro con Esperanza.
 
 
 

Vivimos nuestra vocación misionera desde la fe en la Santísima Trinidad.

 

Adondequiera nos envíe la Iglesia, anunciamos el amor del Padre.

 

El servicio misionero es fundamento y fin de nuestra Congregación.

 

Seguimos a Cristo por el camino de los consejos evangélicos.

 

Vivimos en Comunidades internacionales e interculturales.